Borrar
Llegada del acusado a la Audiencia Provincial hace dos semanas. J. M. GARCÍA
Once años para el acusado del crimen del Carnaval del Toro y 775.000 euros en indemnizaciones

Ciudad Rodrigo

Once años para el acusado del crimen del Carnaval del Toro y 775.000 euros en indemnizaciones

La Audiencia Provincial condena al acusado como autor criminalmente responsable de un delito de homicidio consumado

Juanjo González

Salamanca

Lunes, 4 de marzo 2024, 12:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Audiencia Provincial de Salamanca ya tiene sentencia firme por el crimen del Carnaval del Toro del año 2022, juicio que se celebró hace dos semanas en la capital charra y cuyo jurado encontró al acusado culpable de homicidio: el juez condena a al acusado a once años y medio de prisión y además le impone seis años de libertad vigilada. En cuanto a las indemnizaciones, el acusado tendrá que hacer frente a 150.000 euros para la pareja de la víctima, a 175.000 euros a cada uno de los tres hijos de la víctima, y a 65.000 y 35.000 euros a otras de las afectadas -todos ellos familiares de la víctima-. En total, 775.000 euros.

La acusación particular y la Fiscalía pedían para el acusado 25 años y 600.000 de indemnización para la familia de la víctima. Por último, también tendrá que hacer frente a las costas procesales, incluidas las de la Acusación Particular.

El juez también decreta el comiso y destrucción de la navaja y demás efectos intervenidos. Se mantiene también la medida cautelar de Prisión Provisional comunicada y sin fianza para el acusado, que fue prorrogada por auto de esta Magistrada Presidente del Tribunal de Jurado de fecha 30/01/2024.

Hechos probados

En la sentencia y de conformidad a los términos del veredicto emitido por el Tribunal del Jurado, se declaran probados los siguientes hechos: que el acusado, estando en el Bar La Muralla de Ciudad Rodrigo, lugar lal que se había desplazado a las fiestas del Carnaval del Toro desde Salamanca, el día 26 de febrero de 2022, inició una discusión con dos personas que allí se encontraban, que no han sido identificadas, con las que terminó peleándose.

El anterior incidente, motivó que el dueño del bar decidiera cerrar el establecimiento, ordenando a sus empleados apagar la música y encender las luces y que todos los presentes desalojaran el local inmediatamente, saliendo el acusado del establecimiento a la calle, quedando en su interior, entre otras personas, la víctima, quien molesto por el cierre del local del que culpabilizaba al acusado, lanzó un botellín en dirección a la puerta del establecimiento por la que estaban saliendo en ese momento las acompañantes del acusado, al tiempo que exhibía en una de sus manos una navaja, la cual tenía una hoja de un solo filo, de 8 cm. de largo y una anchura máxima de 1,5 cm..

Enterado el acusado de la conducta de la víctima, entró de nuevo al interior del local y dirigiéndose directamente a él, tras un breve intercambio de palabras, consiguió hacerse con la navaja que este último portaba y, con ánimo de acabar con la vida de la víctima o a sabiendas de la probabilidad de que pudiera causarse la muerte o al menos consciente de que ponía en peligro su vida y aceptaba ese resultado, haciendo uso de dicha navaja le asestó con gran fuerza una puñalada en el pecho que hizo romper la navaja, cuyo mango de madera se separó de la hoja de la misma.

Referida puñalada atravesó el esternón de la víctima y le seccionó completamente el tronco arterial braquiocefálico, provocándole una hemorragia arterial masiva que le ocasionó la muerte pocos segundos después, sobre las 4,30 horas a.m.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios