Borrar
Imagen de la calle Rabanal, por la que ahora no puede subir los padres. J. M. García
Padres del colegio Santa Catalina denuncian el caos con los cambios de tráfico al dejar a los niños

Padres del colegio Santa Catalina denuncian el caos con los cambios de tráfico al dejar a los niños

Aseguran que está en juego la seguridad de los escolares porque tiene que ir solos andando al centro escolar

Isidro Serrano

Salamanca

Miércoles, 22 de mayo 2024, 11:38

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Los padres de los alumnos de los colegios Santa Catalina y Maestro Ávila han dado la voz de alarma y recurrido a los medios ante la nula actuación del Ayuntamiento para denunciar que están «viviendo un infierno que está afectando a toda la ciudadanía ya que los cambios implementados en el sentido del tráfico obligan a todos los del conductores del sur de la ciudad a subir por el Paseo de San Vicente (para luego bajar por la Calle Espejo) causando atascos horribles por la mañana en los que muchas veces no pueden ni pasar las ambulancias para llegar al hospital. Antes no era así», explica Kimberly una madre afectada.

Según denuncia el problema comenzó cuando el Ayuntamiento decidió cambiar el sentido de la parte final de la calle Vaguada de La Palma, «obligándonos a todos los que accedemos por esta vía a subir por la Calle Rabanal (para dejar a los niños cerca del colegio Santa Catalina) y de allí no hay otra manera que subir por la calle Cervantes para salir.

Pero la situación se ha complicado cuando este martes, de repente, «nos hemos encontrado con que han cambiado el sentido de la calle Rabanal, o sea, si ya era un problema gordo, ahora sí que sí es imposible acercarse al colegio desde la Calle Vaguada. Los atascos por los hospitales van a ser sumamente peores porque ahora todos tenemos que subir por esa zona.

Pero es que además, esta madre muy preocupada denuncia que el problema es aún más grave porque, «tiene que ver con la seguridad de los pequeños ya que casi todos los padres hemos tenido que autorizar la entrada y salida de los niños sin padres y los niños tienen que ir andando solos al colegio desde dónde podamos dejarlos los padres), ya que es casi imposible encontrar dónde dejar el coche para acercarnos a la puerta del colegio».

Según recuerda, antes les dejaban estacionar en la calle Sierpes, una calle cerrada al tráfico que no causaba ningún problema a la circulación. Este año les ofrecieron como única posibilidad para estacionar momentáneamente el coche el final de la calle de San Blas (dónde nunca hay dónde aparcar porque solo entran como 5 o 6 coches), en el lado izquierdo de Ramón y Cajal (donde empieza a tener dos carriles), y el lado izquierdo de la rotonda de la Calle Balmes. Pero, según ella, las dos últimas dos opciones (sobre todo la última) están lejos del cole y la Policía «solo nos permite estar estacionado un máximo de 10 minutos antes y después de la salida del colegio, ni da tiempo a llegar a Calle Balmes».

Los afectados denuncian que «ya es una locura bajar por la calle Espejo desde el paseo San Vicente porque el atasco que hay en Fonseca impide el paso de tráfico, y ahora tenemos que pasar todos por allí. Es más, si bajas por la Cuesta de San Blas y te encuentras con que no hay dónde parar el coche o no tienes otra que dar la vuelta de nuevo, por Calle Ancha, a Ramón y Cajal, y de allí intentar pasar por la calle Fonseca pero es muy difícil porque los padres de Maestro Ávila dejan su coche en doble fila, reduciendo la calle Fonseca a un solo carril y es muy difícil entrar por Fonseca si todo el tráfico de Maestro Ávila está intentando salir por allí».

Además denuncian que cada vez les ponen más multas a los padres y «nos están dificultando la vida, hasta muchos padres están hablando de verse obligados a cambiar de colegio». Y sin embargo, ello ven el motivo para el cambio de sentido de la parte final de la Vaguada. «No vemos el motivo por el cambio de sentido (de un día a otro, sin avisar) de la calle Rabanal. No vemos el sentido de deshabilitar la calle Sierpes como sitio para dejar el coche durante 5 minutos para que podemos acercar a nuestros hijos al colegio. No vemos el sentido de ofrecernos «alternativas» como la calle Balmes, que nos queda muy lejos sin darnos ni el tiempo necesario para poder aprovechar esa opción» insisten para finalizar su denuncia

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios