Borrar
Vehículos de 'riders' junto a un restaurante y aparcados en la calle Prior. JM García
La Policía Local estudia poner parking a los 'riders' de Salamanca y rutas para sus movimientos

La Policía Local estudia poner parking a los 'riders' de Salamanca y rutas para sus movimientos

La confluencia de las Calles Prior, Prado e Íscar Peyra, el Corrillo y la Gran Via concentran gran número de los vehículos que usan que generalmente están mal estacionados y en zonas peatonales

Félix Oliva

Salamanca

Lunes, 18 de marzo 2024, 20:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La circulación de los 'riders' con bicicletas y patinetes por el centro de Salamanca se ha convertido en un reto para el tráfico en el que la Policía Local quiere poner orden por las situaciones de riesgo que suponen para los peatones y el tráfico en general y las velocidades a las que circulan en algunos casos. Algo a lo que se quiere poner fin con el diseño de corredores y puntos de aparcamiento para esta actividad cada vez más demandada entre los salmantinos que han aumentado sus pedidos de todo tipo, especialmente comida.

El parque de estos vehículos que ruedan por Salamanca se ha incrementado exponencialmente y se ha notado en el número de infracciones que se ven a diario y, también, en las multas que se ponen. Según los datos municipales, las sanciones se han incrementado con fuerza. En 2022 fueron 168 denuncias y en 2023 el total ascendió a 251 denuncias. Son tantas como las puestas por infracciones como las alcoholemias al volante, por poner un ejemplo.

Sin embargo, son decenas las personas que trabajan a diario haciendo envíos para las principales plataformas a cualquier hora del día y casi con cualquier destino. Su presencia en las calles peatonales y que parten de los principales restaurantes de comida rápida a toda la ciudad provoca situaciones peligrosas, especialmente los fines de semana, y llena las aceras de estos vehículos de movilidad personal aparcados de manera indiscriminada.

Así lo reconoce la Policía Local, que tiene identificados los momentos de mayor circulación. Estos se centran en las comidas y cenas en fines de semana en que se acumulan muchos vehículos en determinados puntos de la ciudad.

La confluencia de las Calles Prior, Prado e Íscar Peyra, la plaza del Corrillo o la Gran Vía concentran gran número de 'riders' en las horas de más demanda de pedidos

El más señalado es la confluencia de las Calles Prior, Prado e Íscar Peyra, pero también se concentran en la puerta de la iglesia de San Martín, en el lado de entrada a la Plaza Mayor; en la Gran Vía; y casi en cualquier lugar en el que haya un establecimiento de comida rápida.

Esto genera un primer problema, que es el aparcamiento irregular. Los profesionales de los repartos aparcan sus vehículos en calles donde, sobre el papel, no se puede estacionar, como el eje peatonal de la calle Quintana a Íscar Peyra. Se trata de motos, patinetes y bicicletas, muchas de ellos de tracción eléctrica.

Estas calles no cuentan con un espacio específico reservado para el aparcamiento, sí para el carga y descarga convencional de furgonetas y camiones. Para organizar esta parte de la actividad se está diseñando un mapa con puntos de inmovilización de los vehículos con las asociaciones de riders y las empresas de comida a domicilio. Se trata de lugares donde se podrá estacionar de manera organizada y regulada.

Corredores para los envíos

También se va a organizar su circulación por Salamanca. Según la normativa, los patinetes, muy populares entre los 'riders', pueden circular por carriles bici en zonas interurbanas y por la calzada, pero no por las aceras: la multa es de 200 euros. Y en el caso de las calles peatonales, según la ordenanza municipal los ciclistas y usuarios de estos vehículos de movilidad personal deberían hacerlo a paso de persona, para lo cual deberían bajarse.

La realidad es muy distinta y es frecuente ver bicicletas y patinetes por calles peatonales a velocidades muy superiores a las del paso de persona, con el consiguiente riesgo; de hecho, la Policía Local hace controles de velocidad colocando radares portátiles en algunas calles del centro peatonal para vigilar los excesos de vehículos de carga y descarga y de patinetes y bicicletas.

Para ordenar la circulación de los 'riders' por Salamanca se están diseñando, también en colaboración con los profesionales y los restaurantes, corredores de acceso hacia los establecimientos donde se hacen los encargos y de salida hacia los domicilios.

Esto es algo que se sumará a las normas previstas para el reparto de última milla en el bando que regula el carga y descarga en el centro de Salamanca, que ya contemplaba la actividad de los 'riders'.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios