Borrar
El rector Corchado, durante el consejo de Gobierno. JM García
El consejo de Gobierno de la Usal evita que el claustro o los rectores investiguen a Corchado

El consejo de Gobierno de la Usal evita que el claustro o los rectores investiguen a Corchado

El consejo desestimó la propuesta de un miembro para que fueran la CRUE o el máximo órgano universitario quienes llevaran a cabo la investigación con expertos independientes

Félix Oliva

Salamanca

Viernes, 28 de junio 2024, 11:46

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Consejo de Gobierno de este jueves, en el que se ha aprobado nombrar a una persona y formar una comisión para investigar las supuestas irregularidades del rector Corchado en materia de ética de la investigacion, tuvo sobre la mesa la opción de que fueran los rectores de otras universidades o el propio claustro de la Usal los que resolvieran este asunto, y rechazó ambas.

Así lo confirman fuentes del sector crítico con el rector, del que salió la carta de 150 profesores que pedían una investigación externa e independiente para esclarecer las acusaciones de malas prácticas científicas, y que plantearon antes el consejo las dos alternativas, que no llegaron a ser debatidas. Fuentes del equipo rectoral aseguran, por contra, que sí existió debate y que se pudo hablar sobre la opción de que fuera el Claustro el que decidiera.

Según las fuentes consultadas, durante la celebración del consejo se verbalizó por parte de un miembro, José María Díaz, tanto la opción de que fuera el claustro de la Usal el que se ocupara de esta situación como la alternativa de que lo hiciera la conferencia de rectores, que lo ha ofrecido. El claustro es el máximo órgano de representación de la Usal y tiene entre sus funciones pedir explicaciones al rector; en concreto, «recabar del rector información sobre cualquier aspecto de su gestión».

Díaz propuso que quien se encargue de elegir a la comisión y el procedimiento sea el Claustro Universitario, una idea que fue desestimada y no se sometió a votación. «Otra profesora propuso que se encargara la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), pero a ninguna de las propuestas se les dedicó tiempo y sólo se votó la propuesta del rector, que es la que salió adelante», ha explicado Díaz, quien critica además que la votación fuera a mano alzada delante de Corchado.

Este grupo ha mostrado su disconformidad con el sistema elegido para poner en marcha la verificación que el Comité de Ética en la Investigación solicita en un informe. Algo que creen sería «cerrar en falso» el problema institucional de la Usal y que deja de lado otra opción, la de que sea la CRUE, la conferencia de rectores, la que se ocupe de la verificación. Y añaden que el sistema votado, en el que un coordinador elegirá a una comisión, supone que «el juez elegirá al jurado» para este proceso.

Los críticos con Corchado llevaron al consejo la propuesta de que el Claustro o la CRUE se ocuparan de este asunto, pero se desestimó

Así lo han denunciado en un comunicado publicado en una web en el que añaden que el Consejo de Gobierno no es el órgano más adecuado para el proceso de verificación previsto, insisten en la oferta de la CRUE y lamentan que no se haya tomado esta opción.

Este lunes, el propio rector de la Usal anunciaba la elección de un coordinador, experto, independiente y externo a la propia institución, que será el encargado de elaborar un informe que responda a las cuestiones planteadas por el Comité Español de Ética en la Investigación en el informe que abordaba dudosas prácticas científicas en la Usal y que hace referencia a Juan Manuel Corchado. Según fuentes cercanas al rector, en esta opción cabe que se incorporen expertos de todo tipo y que se pueda hacer realidad la participación de los de la CRUE.

Este verificador será elegido en breve, el día 3 de julio, y deberá recabar opiniones de expertos y la documentación necesaria para esclarecer lo ocurrido en torno al hecho central de la polémica, las supuestas autocitas con las que Corchado habría engordado su currículo como investigador.

A mano alzada

Esta decisión se tomó en un consejo de Gobierno que respaldó ampliamente la propuesta, al 80%, pero con cinco votos en contra, 4 abstenciones y 37 a favor. Según las fuentes citadas, la votación se hizo a mano alzada entre los asistentes; la solución elegida fue, además, propuesta del propio rector que presidió la sesión en todo momento hasta que una integrante le pidió que se ausentara, cosa que hizo como él mismo confirmó.

En este órgano el peso de Corchado es grande, no en vano, él mismo lo integra y nombra directamente a diez de sus miembros. Los restantes representan a las facultades, los departamentos e institutos de investigación, así como a los diferentes sectores de la comunidad universitaria (profesores, estudiantes y personal).

La oferta de los rectores

Por este motivo, el sector crítico, los promotores de la solicitud para que se llevase a cabo una investigación externa e independiente de las prácticas científicas denunciadas, han declarado en un comunicado que creen «que el Consejo de Gobierno no es el órgano más adecuado para garantizar un desarrollo adecuado del proceso».

Según aseguran, durante la sesión presidida por el propio rector, el Consejo de Gobierno desestimó la propuesta de que fuese la CRUE la instancia que realizase dicha investigación. La conferencia de rectores había ofrecido expertos independientes para realizar esta verificación de las prácticas investigadoras de Corchado.

Asimismo, y según las mismas fuentes, se desestimó la propuesta de acudir al Claustro para rendir explicaciones o que este órgano decidiera la forma de conducir dicha investigación, denuncian también. El grupo crítico considera que el problema institucional que se ha planteado no debería cerrarse en falso, sino mediante procedimientos consensuados con el conjunto de la comunidad universitaria.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios