Borrar
Crecida del río Tormes a su paso por la ciudad de Salamanca. s.h.

El Tormes en los últimos días: del desbordamiento a la estabilización

El afluente del Duero recibió un gran impulso por las intensas lluvias del sábado 7 y domingo 8 de enero, alcanzando su pico máximo en los últimos meses

Nacho Martín

Salamanca

Miércoles, 11 de enero 2023, 13:54

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Una buena vara de medir sin necesidad de acudir a bancos de datos o a páginas de internet para ver si ha llovido mucho o no es prestar atención a la naturaleza. Los campos verdes, la flora descontrolada y los ríos llenos hasta su tope son buenas formas de conocer si ha caído o no suficiente agua del cielo. El último caso es el que nos atañe en el presente artículo, poniendo la mira en el río Tormes.

Como se mencionaba al principio, basta con mirar el afluente del Duero para comprobar que sí, que en Salamanca ha llovido, y mucho. A principios del pasado mes de diciembre, el río charro comenzó una tendencia ascendente en su caudal, alcanzando los 210,92 m3/segundo y 2,74 metros en su nivel máximo. Las constantes precipitaciones que hubieron durante el primer tercio de ese mes en la provincia y la apertura de puerta del embalse de Santa Teresa auparon las aguas del Tormes. Este crecimiento hizo que se pasara de unos valores medios de 11 m3/segundo a rondar los 40 m3/s de media (con variaciones de 50 m3/s a 30 m3/s) hasta la llegada del pasado fin de semana, el 7 y 8 de enero.

Al anochecer del sábado comenzó a llover sobre la provincia y no escampó en buena medida hasta la madrugada del domingo al lunes 9 de enero. Unas intensas lluvias que provocaron inundaciones y crecidas de ríos y regatos, derivando en grandes destrozos en varios municipios del territorio charro. El Tormes también se vió impulsado, llegando al pico máximo de su caudal en los últimos meses: 217,11 m3/segundo y 2,77 metros de nivel. Este hecho hizo que en varias partes de su recorrido se desbordara, dejándo imágenes inéditas en la ciudad.

Tras este desbordamiento y el detenimiento de las precipitaciones de Salamanca, el Tormes está viviendo un proceso de estabilización, disminuyendo sus números a los 67,01 m3/s y 1,91 m de nivel. Si, como prevé la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), continúan las condiciones meteorológicas despejadas con lluvias puntuales, el Tormes regresará a unos parámetros más 'normales'.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios